Granos enteros para la salud

2356

Dentro del mundo de la nutrición un creciente cuerpo de investigación ha demostrado que la vuelta a los granos enteros, representa un cambio extremadamente favorable para la salud general, por su riqueza en hidratos de carbono de altísima calidad y de los distintos grupos de nutrientes, que en su conjunto son capaces de prevenir y tratar enfermedades naturalmente.

La inclusión de los granos integrales o enteros en la dieta pueden reducir el colesterol malo o de baja densidad LDL, los triglicéridos (grasas en sangre) y los niveles de insulina, condiciones que generan problemas cardiovasculares, por lo tanto reducen las enfermedades en este importante nivel de la salud.

En un estudio llevado a cabo por la escuela de enfermeras de Harvard, basado en mujeres que comían 2 a 3 porciones de productos de grano entero (cereales, sobre todo en el pan y el desayuno) por día, demostraron tener un 30 por ciento menos de probabilidades de sufrir un ataque al corazón o de morir de enfermedad cardiaca, por un período de 10 años, comparadas con mujeres que comían menos de una porción por semana.

Otro estudio realizado en más de 160.000 mujeres, cuya salud y hábitos alimenticios fueron seguidos durante 18 años y que en promedio consumían 2 a 3 porciones de granos integrales por día, demostraron tener un 30 por ciento menos de propensión a desarrollar diabetes tipo 2, comparadas con aquellas que rara vez los consumían.

Cuando los investigadores combinaron estos resultados con los de varios estudios mayores, encontraron que el consumo de 2 porciones de granos enteros al día, pueden reducir el riesgo de diabetes tipo 2 en un 21 por ciento.

En cuanto al cáncer los granos enteros muestran tener un efecto protector en algunos casos y en otros no tanto, según un gran estudio de cinco años que incluyó a más de 500.000 hombres y mujeres a rasgos generales demostró altibajos, pero predominó una protección moderada contra el cáncer color rectal.


Escribe un comentario