0

Ginkgo y Aceite de pescado; para la salud cardiaca y cerebral

52 thumb1 Ginkgo y Aceite de pescado; para la salud cardiaca y cerebral

El aceite de pescado y el ginkgo biloba representan dos medicamentos naturales utilizados por la medicina natural para tratar problemas relacionado a la salud cardiaca y prevenir las disfunciones cerebrales.

Ambos recursos naturales han sido ampliamente estudiados, ya que en el caso del Ginkgo biloba fue utilizado durante miles de años para tratar trastornos de la sangre y mejorar la memoria, siendo avalado científicamente en la actualidad para estimular la circulación general y la microcirculación cerebral. Esta antigua hierba contiene numerosos antioxidantes, compuestos que ayudan a eliminar los radicales libres responsables del desarrollo de las enfermedades.

El ginkgo puede ayudar a mejorar la memoria y el pensamiento en la demencia y los pacientes con Alzheimer, además de mejorar el flujo sanguíneo, por lo que puede ser útil en el tratamiento de la reducción del flujo sanguíneo a las piernas, acufenos y fenómeno de Raynaud, además se han estudiado efectos potenciales sobre el glaucoma y la degeneración macular.

El aceite de pescado es una fuente concentrada de ácidos grasos esenciales omega-3, y que deben incorporase en la dieta porque el cuerpo no puede producirlos por si mismo. Los ácidos grasos omega-3 favorecen al el desarrollo del cerebro y pueden ayudar a reducir su riesgo a las enfermedades cardiacas.

Los ácidos grasos omega-3 en el aceite de pescado reciben el nombre de eicosapentaenoico o EPA y ácido docosahexaenoico o DHA, que el cuerpo absorbe con facilidad. Según la Asociación Americana del Corazón se debe consumir pescado graso o suplementos de aceite de pescado, como una medida saludable de prevenir enfermedades del corazón y la FDA americana apoya la recomendación por considerar que el aceite de pescado puede ayudar a reducir los niveles muy altos de triglicéridos.

Estudios neurológicos señalaron que el uso de aceite de pescado puede reducir el riesgo de declive cognitivo y enfermedad de Alzheimer.

Imagen: MF


Escribe un comentario