Gas Carbonico contra la obesidad

image El dióxido de carbono es el gas que se utiliza para gasificar las bebidas gaseosas y según un nuevo estudio podría ayudar a las personas en la lucha contra la obesidad.

Las inyecciones de dióxido de carbono se están utilizando para hacer frente a las acumulaciones de grasa en las personas obesas que se encuentran en riesgo a padecer futuros problemas de salud.

Los investigadores creen que es una manera de engañar al cuerpo a través de la cual ésta responde disminuyendo los tejidos grasos, resultando en una reducción de la circunferencia abdominal.

Una gran circunferencia de cintura está relacionada con un aumento del riesgo de una serie de problemas de salud, como diabetes tipo 2, presión arterial alta y enfermedades del corazón.

El dióxido de carbono es un gas natural producido por las células de nuestro cuerpo, no es tóxico, es rápidamente absorbido en el torrente sanguíneo y expulsado a través de la respiración y los riñones.

El tratamiento conocido como Carboxiterapia se basa en la inyección de una aguja fina bajo la piel para introducir el dióxido de carbono, el procedimiento toma sólo unos minutos y se cree que el trabajo hace que el gas se difunda en los tejidos circundantes, causando que los vasos sanguíneos se dilaten, trayendo un suministro de sangre más fuerte y por lo tanto oxígeno y nutrientes a la zona tratada.

El dióxido de carbono mata a las células de grasa, mientras que el oxígeno extra elimina la acumulación de líquido entre las células.


Escribe un comentario