Fumar y conservar la línea

 Fumar

Muchas personas encuentran muchas excusas para no dejar de fumar. Pongamos el caso de una mujer que consigue mantenerse en su peso, normalmente rechaza dejar el tabaco puesto que tiene miedo a engordar. Por esto es completamente ridículo, puesto que un equilibrio alimenticio puede establecerse, consiguiendo así mantenerse en el peso ideal, habiendo dejando el cigarro al mismo tiempo.

Para mucha gente, fumar es una especie de relajante. La nicotina se convierte en una falta si dejáis de fumar. Pero existen métodos naturales de relajación, como la sofrología, el tai chi, o el yoga, es decir esas pequeñas técnicas que os pueden ayudar a distenderos, pero esta vez sin tabaco.

A veces, la voluntad no puede ser suficiente. Conviene saber que si queréis dejar de fumar, hay que estar decididas, pero también es bueno saber que no se deja de fumar de la noche a la mañana, sin haberse preparado previamente. La acupuntura os puede ayudar a prepararos.

A lo mejor ya lo habéis probado todo, pero debéis saber que una parada parcial ya es un buen comienzo. En vez de 10 cigarrillos durante todo el día, podéis fumar sólo, de momento, uno después de la comida o después del café. Pero sobretodo, fijaos un límite que no deberéis superar al día, y sobretodo rodearos de personas motivadas que no terminen incitándoos a fumaros un pitillo.

En resumen, dejar de fumar no es algo fácil, pero tampoco imposible. Así pues, fijaos una fecha a partir de ahora para comenzar el proceso de dejarlo, pero previamente, comenzad a prepararos psicológicamente.

Más información – El tabaco y la salud, una combinación explosiva


Categorías

Consejos

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario