Frutos secos, bombas de salud

image Los frutos secos, como nueces, almendras, maní, etc., representan una verdadera fuente de salud, en cuanto a sus beneficios nutricionales, cuando se consumen con moderación, ya que ésta es la clave para obtener todas sus propiedades.

Los frutos secos son ricos en grasas poli insaturadas (85 %), benéficas para el organismo, un ejemplo de ello son las nueces, muy ricas en ácidos grasos omega, benéficos para el control del colesterol en sangre y por lo tanto para la salud del corazón, así como para los procesos cerebrales.

Tomando como ejemplo las nueces, podemos enumerar los siguientes:

  • Buenas fuentes de proteínas vegetales
  • Ricas en fibra, si se consume con la piel exterior
  • Ricas en fitonutrientes [nutracéuticos] y antioxidantes
  • Rica en minerales como el selenio, zinc, magnesio, cobre, fósforo y potasio
  • Rica en vitamina E (antioxidante)

Dado que los frutos secos son relativamente bajos en grasas saturadas y que tienen una excelente calidad de conservación, se transforman en buenos bocadillos para los viajes o comidas campestres.

En el día a día, estamos expuestos a una serie de factores de estrés como la contaminación, el humo del cigarrillo, la luz solar, alcohol, comida chatarra, etc, todos motivos desencadenantes de la liberación de radicales libres, que causan oxidación de las grasas, lo cual puede conducir a trastornos cardíacos, derrames cerebrales, cáncer, cataratas, etc.

Para luchar contra ellos necesitamos de antioxidantes en nuestra dieta como la vitamina A, C, E y minerales como el selenio y el zinc, que nos ayudan a luchar contra estos radicales libres y reforzar nuestra inmunidad, nutrientes que encontramos abundantemente, en los frutos secos.


Un comentario

  1.   monica dijo

    hola, me encantó la nota, y me parece realmente interesante, sigan así
    monica

Escribe un comentario