Frutas para la diabetes

01

La diabetes es una condición anormal relacionada a un desequilibrio en los niveles de azúcar (glucosa) del organismo, motivada por un desequilibrio hormonal en el páncreas y la hormona que produce, la insulina, presentando distintos niveles de gravedad, pero como factor común para aquellos que la padecen deben controlar la ingesta de azúcar, realizando un dieta especial debiendo tener muy en cuenta el Índice Glucémico de los alimentos, por tal motivo las frutas ricas en azúcar natural o fructuosa deben ser evaluadas en la dieta, aquí les brindamos algunas de las frutas saludables para la diabetes:

Fresas

Las Fresas desempeñan un papel importante en la dieta de las personas que sufren de diabetes, según la Asociación Americana de Diabetes, dice que las bayas (fresas incluidas) son consideradas como "súper alimentos" debido a que tienen bajo índice glucémico, que es de 40 para 120 gramos de fresas, además de contener mucha fibra, nutrientes y antioxidantes. Comer fresas es muy saludables ya que pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca que representa un riesgo grave para los diabéticos.

Pomelo

El Pomelo o toronja tiene un índice glucémico de 25 por cada 120 gramos, y es capaz de ayudar a mejorar la sensibilidad a la insulina, ya que ésta ayuda a liberar el azúcar en el torrente sanguíneo tiene un impacto directo sobre los niveles de azúcar en la sangre.

Además el Pomelo aumenta la reserva alcalina en la sangre, lo cual se traduce en una mayor resistencia a la acidez característica de la diabetes.

Aguacate

Los aguacates son eficaces para reducir el colesterol en personas con diabetes, manteniendo a raya el nivel de triglicéridos en la sangre, ya que son bajos en hidratos de carbono y contienen grasas saludables, pudiendo reducir el riesgo de diabetes tipo 2 en hombres y mujeres que se encuentren en alto riesgo. Los altos niveles de vitamina E en los aguacates también mejoran la acción de la insulina mediante la inhibición de la unión de la glucosa con cada lipoproteína de baja densidad.

Imagen: flickr


Escribe un comentario