¿Frescos, en conserva o congelados?

 Guisantes

Teóricamente, es preferible comer productos frescos para beneficiarse plenamente de sus valores nutritivos. Algunos especialistas aconsejan de hecho ir al mercado a diario, o al máximo comprar para tres días.

Pero, ¿esto quiere decir que hay que evitar las conservas o los congelados? Absolutamente no. Y es que paradójicamente, estos a veces suelen contener más vitaminas que los productos frescos. En efecto, el tiempo hace que desaparezca una parte de las vitaminas y de los minerales.

Normalmente, antes de llegar a los puestos del mercado, los productos frescos están varias semanas almacenados. Mientras que los congelados y las conservas son tratadas en plena madurez, justo después de haberlos recolectado.

Además, se suelen comer justo después de haberlos abierto. En efecto, el valor nutritivo de los alimentos, según sean congelados, frescos o en conserva, varía en función de cada vitamina y su sensibilidad a los diferentes tratamientos.

Más información – Cómo conservar las frutas y verduras


Escribe un comentario