Fibromialgia, una enfermedad sin causa conocida ni tratamiento específico

Fibromialgia

La fibromialgia causa dolor en los músculos y tendones a las personas que la padecen, limitando su vida diaria, lo que a su vez provoca síntomas ansioso-depresivos secundarios. Por ahora, no se conoce su origen, lo que dificulta la búsqueda de tratamientos específicos.

Los estudios realizados hasta la fecha revelan que podría haber muchos factores implicados en el desarrollo de esta enfermedad invisible que tanto merma la calidad de vida de los que la sufren. Las infecciones, los accidentes de automóvil o enfermedades como el lupus eritematoso o la artritis reumatoide despertarían la fibromialgia en personas que ya tienen una anomalía oculta en la percepción del dolor.

Y es que la parte más perjudicial de este trastorno, reconocido como síndrome, es que se perciben como dolorosos estímulos que habitualmente no lo son. La fibromialgia conlleva dolor generalizado de tipo musculoesquelético, además de sensación de dolor en puntos específicos, llamados puntos dolorosos, los cuales aparecen señalados en la imagen de cabecera. Asimismo, puede causar rigidez en todo el cuerpo, particularmente por la mañana, y sensación de inflamación y hormigueo en manos y pies.

Como decíamos al principio, en Europa no se dispone de tratamientos específicos para tratar la fibromialgia, lo que significa que no tiene curación definitiva, al menos por ahora. Todo cuanto se puede lograr en la actualidad es reducir el dolor y tratar los síntomas para lograr una mejoría en la calidad de vida, que no es poco. Esto se consigue mediante tratamientos multidisciplinares en los que debe producirse una alianza terapéutica entre paciente y médico. Dichos tratamientos incluyen por lo general ejercicios adaptados al paciente, analgésicos y antidepresivos.


Escribe un comentario