Fibra dietetica y salud intestinal

Brocoli

En el proceso digestivo los alimentos se mueven a través del sistema digestivo viajando del estomago al intestino delgado y de allí al grueso, para completar el proceso, trayectos en los cuales el cuerpo absorbe lo que necesita y elimina lo que no por medio de las heces.

Esta movilización de los alimentos pre digeridos a lo largo de la trayectoria intestinal, debe estar acompañada de elementos que faciliten su desplazamiento, función que cumple la fibra dietética, que se encarga de estimular los intestinos, para que se cumpla un correcta digestión evitando obstrucciones que deriven en el ya muy conocido estreñimiento.

La fibra dietética se divide en dos categorías: soluble e insoluble, la soluble se encuentra en las manzanas, los cítricos, zanahorias y frijoles, transformándose en una pasta gelatinosa cuando se disuelve, ayudando a retardar el proceso digestivo y mantener el azúcar en la sangre en un nivel constante, así como regular el colesterol en sangre.

La fibra insoluble afecta a los movimientos intestinales, sin cambios en el cuerpo, encargándose de añadir volumen a las heces, para que se desplacen correctamente hasta su eliminación a través del recto, entre los alimentos ricos en fibra insoluble se incluyen harina de trigo integral, frutos secos, vegetales y frutas.

El sistema digestivo mueve el material digerido a través del cuerpo con un movimiento propio que recibe el nombre de peristalsis, que es un tipo de movimiento ondulatorio que naturalmente movilizará las heces más rápido por el sistema, ayudando a mantener la regularidad digestiva.

Cuando se experimenta el estreñimiento, las heces se encuentran estancadas por distintos motivos, entre los cuales destaca la falta de fibra en la dieta, situación que se produce al consumir comidas elaboradas con poca ingesta de vegetales y frutas.

Fuente: Natural food

Foto:  anitapatterson – MF


Escribe un comentario