Feng Shui y la salud del habitat

image El Feng Shui o arte chino de la armonía, tiene su origen en la más remota antigüedad, cuando el hombre convivía con la naturaleza, la comprendía y la respetaba, obteniendo sus enseñanzas de la forma más simple, por observación, así nace el arte “del Viento y del Agua” o “Feng Shui”.

Este arte de la armonía aplicado al hábitat tiene como objetivo, acondicionar nuestro entorno, desde el punto de vista energético, para que a través de su equilibrio nos brinde prosperidad, felicidad y por sobre todo salud.

En oriente actualmente las grandes compañías como por ejemplo los bancos, solicitan los servicios de los maestros del Feng Shui antes de construir sus edificios y posteriormente para decorarlos en todo detalle una vez construidos.

Este es un simple ejemplo para comprender hasta que punto se encuentra arraigada la importancia y por lo tanto la efectividad de sus conocimientos en cuanto a la búsqueda de la armonía energética, de la cual el ser humano depende, como lo hace de los alimentos.

El Feng Shui utiliza las direcciones o puntos cardinales, para la correcta orientación de cada elemento en cada ambiente, los materiales que componen las construcciones y mobiliario, además de elementos distintivos y originales, con los cuales busca el equilibrio energético como: carrillones, símbolos, figuras, fuentes de agua, monedas, flautas de bambú, velas, etc.


Escribe un comentario