Evitar las ganas de comer de forma compulsiva

 Alimentación compulsiva

Las ganas de comer de forma compulsiva se caracterizan por una ingesta de alimentos guiada no por la sensación de hambre sino por una emoción intensa e imposible de dominar. Esta forma de comer conduce a un aumento de peso y crea un malestar tanto físico como mental para cada persona que recurre a este método para calmar sus emociones.

En efecto, los alimentos grasos y dulces, elegidos en esos momentos, constituyen aportes calóricos altos y que intervienen además en momentos en los que el cuerpo no tienen ninguna necesidad.

Esas ganas de comer están provocadas por las emociones, por lo tanto se trata de una carencia psicológica que el individuo manifiesta. La respuesta dada por la comida es temporal y da lugar al desarrollo de sentimientos que no son positivos para el individuo que tiene ese sufrimiento psicológico. En efecto, el individuo desarrolla sentimientos de culpabilidad, y de desagrado de sí mismo, buscando compensar en el placer de la comida una compensación emocional.

Encontrar una repuesta interna a esta emoción permitirá al individuo controlarla de forma positiva y duradera. Desde otro punto de vista, este comportamiento alimenticio compulsivo puede conducir a un aumento de peso, que finalmente puede convertirse en objeto de frustración, de mal estar, y de sentimientos negativos.

Más información – Trastornos alimenticios, qué son y cómo combatirlos


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario