Evita las calorías extras de tus hijos

Papilla bebé

El comer la papilla o la comida que dejó tu hijo es algo positivo pues de esa forma no se tira la comida ni se desperdicia, sin embargo si estás a dieta, esta práctica diaria puede aportar casi un 15% de calorías extras a tu régimen (pues por lo general los ingredientes que sobran se traducen en carbohidratos que engordan).

Por ejemplo: una salchicha aporta 75 calorías, 5 piezas de papas a la francesa 15 calorías, media mini-hamburguesa 265 calorías y una rebanada pequeña de pizza 190 calorías.

Esto es comparable a las porciones extras que se ingieren cuando se come fuera o cuando se asiste a una reunión familiar y, aunque esto parezca inofensivo de vez en cuando, en realidad es mejor erradicar este hábito al menos mientras se llega al peso ideal.

Una forma para empezar a evitar esta situación es servir las porciones adecuadas a tu bebé o niño; de igual forma en las fiestas infantiles es preferible servir raciones pequeñas y, si el niño continúa con hambre, repetir de nuevo –en vez de servir cantidades abundantes y terminarlas por pena a desperdiciar-.

Otra opción es hacer más atractiva la comida a los niños para fomentar su consumo: por ejemplo, el combinar diferentes ingredientes, como zanahorias, chicharos y papillas, puede resultar en un plato lleno de colores vivos que el niño apreciará; otra forma es hacer caritas, letras o diferentes figuras con las verduras; o cortar moldes de dibujos animados.

Algo importantes es no darles grandes cantidades de agua antes de su comida fuerte pues esto hará que su capacidad gástrica se llene antes de tiempo y, por último, si el niño deja alimentos durante la comida, éstos se pueden rehusar durante la cena (preparados de diferentes maneras) con lo que ya no tendrás que comer estas calorías.


Escribe un comentario