Evita beber en exceso

Bebidas alcohólicas

Aunque las fiestas decembrinas ya han pasado, el fin de semana está aquí y con él el pretexto perfecto para tomar unas cuantas copas y relajarse de la presión laboral, sin embargo, ¿qué implica beber en demasía y qué con moderación?

A diferencia del tabaco que en muchos países ya ha sido regulado de manera legal, el alcohol aún no ha tenido el mismo trato pues sus efectos nocivos aparentan ser menores que los del cigarro. Aunado a esto, el mensaje de que beber una copa de vino puede ser benéfico para la salud, ha relajado la concepción que se tiene del alcohol y, aunque esto sea cierto, el problema radica en que muchas veces el consumo no se limita a una sola copa.

El riesgo de provocar accidentes, la cirrosis hepática y trastornos neuropsicológicos son sólo algunas de las consecuencias de beber en exceso. Para evitar esto, hay que definir de inicio qué es tomar sólo un trago, pues esto varía dependiendo del país del que se trate.

Por ejemplo, en Gran Bretaña un trago estándar contiene 8 g de alcohol, mientras que en Estados Unidos es de 14 g y en Japón de casi 20 g. Esto desde luego también depende del tipo de bebida de la que se trate y de la proporción en que sea servida (es decir, el porcentaje de alcohol, de bebida gasificada y de hielo que contenga cada vaso).

Y, aunque lo ideal es ingerir una sola copa –sin importar de cuál se trate-, en última instancia el beber con moderación recae en el criterio de cada quién pues esto dependerá de las circunstancias (si manejará o no), del estado anímico (si bebe sólo para celebrar o para ocultar sentimientos) y del tipo de bebida (no es lo mismo vino o cerveza que wiski o vodka).

Fuente: Reforma. Salud y Bienestar

Imagen: flickr


Categorías

Sin categoría

Escribe un comentario