Estrés y alimentación

chocolate

La situación es paradójica: el estrés hace comer y comer alivia el estrés. Así el estrés mantiene lazos estrechos con nuestro plato y puede hacernos engordar algunos kilos de más.

Ninguna sustancia, ningún nutriente parece por sí sólo explicar los efectos antiestrés de tal o tal alimento. En cambio, lo que cuenta, es el placer que se siente al consumir un alimento que gusta, y esto provoca una sensación de bienestar y de cierta euforia.

Tenemos todos nuestros alimentos antiestrés, pero es verdad que nos decantamos más fácilmente por alimentos grasos y dulces. Ciertamente esto viene del hecho de que el gusto por lo dulce es casi innato, y que las grasas dan a los alimentos untuosidad y sabor. Desgraciadamente, estos platos apaciguan sólo un poco la saciedad, lo que hace que se puedan comer mucho sin que nos alimenten lo suficiente.

La dificultad consiste entonces en limitar las cantidades, pero frente al estrés la necesidad de compensación y las pulsiones son difíciles de controlar. A la lista de de alimentos más utilizados para el estrés hay que añadir el chocolate, porque contiene particularmente dos sustancias parecidas a las anfetaminas (tilamina y feniletilamina).

Por cierto, no hay alimento milagroso que pueda combatir o disminuir el estrés, pero éste aumenta las necesidades en ciertos nutrientes. Es el caso del magnesio, necesario para la transmisión del flujo nervioso y para la contracción muscular, y la vitamina C.

Es el caso también de los glúcidos y de la vitamina B1. En efecto, toda situación de estrés agudo o prolongado moviliza el glicógeno en reserva en el hígado para transformarlo en glucosa inmediatamente disponible. Los glúcidos son muy necesarios para la fabricación de las morfinas endógenas, muy implicadas en las situaciones estresantes.

Entonces, para que estos glúcidos estén bien utilizados, hace falta vitamina B1. Una alimentación demasiado pobre en glúcidos y sobre todo en cereales, que son una fuente de vitamina B1, puede aumentar los efectos nefastos del estrés.


Un comentario

  1.   Rhernan dijo

    Yo he conseguido aliviar el estrés gracias a los suplementos de omega 3 que me recomendó mi médico, además de otros muchos beneficios, desde que los tomo he notado como el estrés se ha reducido. Los que tomo son de enerzona, me han hablado muy bien de esta marca y además son las cápsulas con mayor concentración que he encontrado.

Escribe un comentario