Estreñimiento

imgestre1

Hemos recibido en la redacción la siguiente consulta:

“mi esposo es una persona muy pero muy estreñida ya probo muchas cosas y nada alguien me puede ayudar”

Cuando nos realicéis una consulta es vital que proporcionéis los siguientes datos: edad, altura, peso, enfermedades y si se toma medicación. Lo podéis realizar de manera anónima, así que no os preocupéis, pero en casos como el estreñimiento, existen muchos medicamentos que pueden provocarlo. Antes de nada, entendemos por estreñimiento el ir al baño 3 veces a la semana o menos y mi primera recomendación es asistir a vuestro médico de cabecera si este es vuestro caso. Segunda recomendación, debéis analizar el modo de vida que lleváis:

-¿realizáis algún tipo de ejercicio durante la semana?

-¿tenéis un trabajo que implica estar mucha horas sin moverse?

-¿tomáis al menos 5 piezas de verduras, frutas y hortalizas al día?

-¿tomáis alimentos ricos en fibra?

 

Y mi tercer consejo es que cambies dentro de la medida de lo posible aquellas pautas en vuestro estilo de vida que ayudan a que estéis estreñidos:

a) Ejercicio: no estamos preparados evolutivamente para el sedentarismo, sino para correr largas distancias en busca de nuestro alimento, y no, levantarse del sofá para coger una coca-cola no es hacer ejercico. Dependiendo del ritmo de trabajo que tengáis será más difícil buscar un hueco para correr un poco o ir a la piscina, pero intentadlo, aunque sea en los fines de semana. No hablo de ejercicio medio o intenso, no, un ejercicio que podáis realizar y en el que estéis en movimiento (no recomendaría el gimnasio).

b) Trabajo y estress: existen mcuhos trabajos terriblemente estresantes que pueden no ayudaros, no podemos recomedaros dejar el trabajo (obviamente), pero si vuestro trabajo implica estar sin moverse de una silla muchas o sobresaltos continuos debéis entender que sois más propensos a sufrir de este mal.

c) Alimentación: de poco sirven las galletas con fibra si luego durante el día no tomáis ni una sola pieza de fruta. Por lo tanto, imprescindible desayunar (o almorzar),  comer (o merendar) y cenar una pieza de fruta. Por ejemplo:

desayuno: en vez de un zumo de naranja, dos naranjas

almuerzo: una manzana con piel (no te olvides de lavarla)

merienda: una refrescante pera

cena: unas fresas con el yogurt

Desde nutridieta te recomendamos que sigas la siguiente dieta rica en fibra, que eches mano de la compota (casera a poder ser) y no olvides un fruto del que no volverás a separarte: las ciruelas

Esperamos que estos consejos os sean de ayuda.


Escribe un comentario