Estreñimiento y régimen

 Vientre de mujer

Un régimen para adelgazar suele estar acompañado de un estreñimiento ocasional. Lejos de tratarse de algo grave, si respetamos algunas reglas muy sencillas, podremos evitar este desarreglo del tránsito intestinal.

Algunos regímenes para adelgazar, si son muy restrictivos, limitan considerablemente el número de calorías, y no proporcionan las fibras necesarias para permitir un correcto tránsito intestinal. Sin embargo, las fibras juegan un papel fundamental en el tránsito intestinal: contribuyen a hidratar la materia fecal, facilitando la progresión de las heces en el intestino.

Por definición, un régimen adelgazante aporta una cantidad muy pequeña de colorías y lógicamente de volumen alimenticio. De igual modo, a pesar de que el régimen esté bien adaptado, siempre provoca una disminución del volumen fecal, que normalmente asociamos a problemas de estreñimiento.

¿Cómo evitar el estreñimiento? Lo primero es que no escojamos un régimen demasiado restrictivo, que además del estreñimiento, nos conduzca a largo plazo a carencias importantes en la alimentación. Al contrario, elegid más bien un régimen bien equilibrado a base de:

  1. Un aporte suficiente de proteínas (pescado, carne, huevos, queso), con el fin de preservar vuestros músculos.
  2. Un aporte suficiente de vitaminas y minerales en forma de frutas y verduras, con el fin de evitar las carencias propias de una mala alimentación.
  3. Un aporte suficiente de fibras para facilitar el tránsito intestinal: verduras, frutas, frutos secos, cereales, etc.

Finalmente, es necesario respetar algunas reglas de higiene de vida:

  1. Beber un mínimo de un litro y medio de agua al día;
  2. hacer algo de ejercicio físico;
  3. ir al servicio de manera regular, y esto debemos hacerlo en el momento que sintamos la necesidad, de forma a ir incorporando un ritmo regular a unas horas fijas.

 Más información – El agua en las personas mayores


Escribe un comentario