Endometriosis y alimentación sana

 Vientre de mujer

La endometriosis y una alimentación sana van de la mano, así como una correcta higiene de vida. El diagnóstico suele venir cinco años más tarde de la aparición de la enfermedad. A la endometriosis no se le suele prestar mucha atención. Sin embargo, reconocerla implica que se termine con los dolores que provoca en las mujeres.

Cuando las mujeres deciden quedarse embarazadas, dejan de tomar anticonceptivos, y comienzan a sentir ciertos dolores a nivel del abdomen. El test del embarazo tarda en dar positivo, y los dolores persisten… Se trata, quizás, de una endometriosis.

¿Qué tratamiento tiene la endometriosis?

Todos los tratamientos para la endometriosis no son conocidos, y algunas causas no se saben percibir. Suele estar mal diagnosticada, dejando a las mujeres expuestas a una serie de dolores sin causa aparente. Basta con hacer un buen diagnóstico para que la enfermedad pueda ser tratada correctamente.

El endometrio es la mucosa del útero. Pero a veces, la mucosa se desplaza para colocarse en la cavidad peritoneal (es decir, alrededor del útero, y de los ovarios, remontando hacia las trompas).

Estos fragmentos de mucosa no se destruyen por las células encargadas de limpiar los residuos del organismo, creando ciertas lesiones dolorosas. Estas lesiones siguen el mismo ritmo hormonal que el útero. Al final del ciclo, sangran sin que ésta pueda ser evacuada naturalmente fuera del cuerpo.

Las lesiones provocan hinchazón y dolor agudo. No existe una sola forma de endometriosis, lo que hace que el diagnóstico sea todavía más complicado. La enfermedad reviste diferentes facetas y evoluciona por ciclos. La endometriosis se manifiesta en el momento de las reglas.

Los fragmentos de la mucosa uterina pueden fijarse en diferentes lugares, en forma de quiste. Incluso pueden colonizar otros órganos de la cavidad uterina, como los ovarios, la vejiga, o el colon. En casos muy raros, pueden subir hasta los pulmones.

Más información – Necesidades nutricionales para mujeres embarazadas


Escribe un comentario