En verano, cuidar tu sistema digestivo te aportará bienestar

Sombrilla en la playa

La entrada del verano trae consigo las vacaciones, un periodo en el que las personas pueden escapar de la rutina diaria y relajarse con la familia y amigos haciendo aquello que más les gusta. Sin embargo, también tiene lugar un cambio de tiempo y de hábitos alimentarios que pueden repercutir de manera negativa sobre aspectos fundamentales para nuestro bienestar como es el sistema digestivo.

Para prevenir problemas en nuestro sistema digestivo, ya sea diarrea, estreñimiento o acidez estomacal, es importante que intentemos realizar los menores cambios posibles en nuestra dieta respecto al resto del año.

Las bebidas carbonatadas y los excesos de comidas grasientas o ricas en azúcares pueden ocasionar incómodos trastornos sobre nuestro sistema digestivo, lo que puede acabar amargándonos más de un día de vacaciones.

Para prevenir dicha situación, hay que tener cuidado con las raciones, que no sean más grandes de lo que nuestro sistema digestivo es capaz de soportar de una sola vez, y beber siempre más agua que refrescos, intentando minimizar todo lo posible la presencia de estos en nuestra dieta.

Sin embargo, hay ocasiones en las que aún así aparecen problemas de estreñimiento o diarrea. En ese caso, la solución pasa también por la dieta, en la que incluiremos alimentos laxantes o astringentes (en base a si sufrimos estreñimiento o diarrea).

Tanto si los problemas del sistema digestivo están ocasionados por el cambio de tiempo como por una dieta diferente a la del resto del año, ayudarán en gran medida a paliarlos unas cuantas sesiones de actividad física a la semana para ayudar al correcto movimiento intestinal.


Escribe un comentario