Emociones; saboteadoras de las dietas

23

La mayoría de las personas siguen la formula más simple para perder o mantener el peso corporal, como lo es elegir alimentos más saludables y hacer ejercicio, sin embargo muchas veces no alcanza y las emociones pueden ser las responsables.

En medicina tradicional china las emociones cumplen un rol fundamental sobre la salud orgánica y se les atribuye el origen de todos los desequilibrios energéticos, que luego se hacen físicos o somatizan, por ello los estados emocionales en la actualidad son profundamente estudiados por la medicina occidental, por su relación directa sobre los procesos orgánicos y particularmente en lo que respecta a los excesos nutricionales y adictivos en general.

La angustia y la depresión son dos emociones que están íntimamente unidas y ambas confluyen en desequilibrios o tendencias negativas, que buscan en los excesos alimentarios encontrar una engañosa solución.

Es muy común relacionar al estrés con los estados emocionales, ya que éste puntalmente los altera llevando al desequilibrio psicofísico, por ello se le atribuyen la mayoría de los padecimientos de salud actuales y en lo que respecta al control o la perdida de peso cumple un rol fundamental.

La sociedad actual nos impone modas o ejemplos a seguir en cuanto la imagen personal y la mayoría de las personas desean ajustarse a ellas, sin embargo pagan un costo muy alto para dar la talla, sometiéndose a una dieta tras otra o tratamiento tras otro, que al final terminan en el efecto contrario, la obesidad y una salud empobrecida.

Las emociones sabotean las dietas ya que estas son limites que nos imponemos para alcanzar un objetivo y muchas veces no importa lo estrictas o mal programadas que estén, en principio emocionalmente nos sentimos estimulados a comenzar un plan dietético, pero en el tiempo las falencias alimentarias cambian los estados emocionales, induciendo a la depresión y esto genera un efecto contrario o tendiente a dejar los programas y hacer todo lo que estos nos prohibían, terminando en un sobre peso mayor y en el peor de los casos en la obesidad.


Escribe un comentario