Embarazadas y sensibilidad a los olores

02

Durante el embarazo una mujer puede ser muy sensible a ciertos olores que antes del embarazo no la afectaban, siendo este uno de los tantos cambios que se producen durante el embarazo, ya que las mujeres embarazadas por lo general experimentan cambios en el sentido del olfato por que éste se vuelve más sensible.

Esta condición es causada por el aumento de los niveles de estrógenos, hormonas que afectan la sensibilidad olfativa natural y de acuerdo con un estudio realizado en el 2002 por químicos del Centro Monell de los sentidos en Filadelfia, sugiere que las mujeres con altos niveles de la hormona estrógeno tiene una mayor sensibilidad, condición que también se puede manifestar en mujeres durante el período fértil.

Los investigadores dijeron que el aumento de la sensibilidad al olor y al sabor son experimentados por las mujeres embarazadas, dando origen a náuseas y vómitos, ya que los sentidos se vuelven más selectivos en las elecciones.

Sin embargo por otro lado los investigadores creen que esto podría ser beneficioso, ya que protegería a las mujeres embarazadas de los alimentos que contienen productos químicos y toxinas dañinas para el feto, a modo de un mejoramiento de la elección natural.

Esta condición de extrema sensibilidad generalmente ocurre al principio del embarazo, cuando el cuerpo aún tiene que adaptarse a los nuevos cambios que éste produce, especialmente los relacionados a la fluctuación de hormonas en el cuerpo. Pero no todas las mujeres embarazadas tienen una alta sensibilidad a ciertos olores.

Un estudio demostró que el olor de algunos alimentos como; carnes, productos lácteos o bebidas como el café y algunos alimentos picantes son muy agudos y generalmente no son los preferidos por las mujeres embarazadas en los estadios tempranos.

Imagen: flickr


Escribe un comentario