Elige panes cubiertos de semillas y cereales

Pan de centeno con avena

Los panes integrales, de centeno y de trigo ya ofrecen beneficios nutricionales a quien los consume, sin embargo el optar por productos que además ofrezcan otro tipo de semillas y cereales son muy benéficos pues brindan un mayor número de propiedades saludables.

Ya sea que se utilicen como decorado, para mejorar el sabor o para ofrecer un acabado distinto, muchos panes se encuentran adicionados con semillas, harinas, cereales y frutos secos que son una excelente opción por su sabor –como en el caso del anís– y contenido nutricional –como son los aceites esenciales-. Ejemplo de estas opciones son:

Ajonjolí.- El ajonjolí aporta calcio, hierro, zinc, proteínas, grasas insaturadas y compuestos antioxidantes; se puede utilizar ambas variedades del ajonjolí -blanco y negro- para brindar un sabor distinto.

Semillas de girasol.- Son ricas en fósforo, magnesio, vitamina E, fibra y proteínas; también pueden utilizarse tostadas y peladas para incrementar su aroma y sabor.

Amaranto.- El amaranto es rico en carbohidratos, fibra, calcio, potasio y vitamina C, además de ser una gran fuente de proteínas; es conveniente usar las semillas recién reventadas para alargar la vida de los productos horneados.

Linaza.- Es rica en grasas benéficas (como el Omega 3), en proteínas, carbohidratos y calcio; si se tuestan sus semillas es posible extraer sus aceites esenciales y acentuar el aroma.

    Avena.- La avena es un cereal muy completo pues es rica en proteínas, grasas insaturadas, vitaminas del complejo B e incluso en fibra; se recomienda consumir cruda para conservar sus propiedades y su color.

    Mijo.- Rico en proteínas, carbohidratos, vitaminas del complejo B y minerales -como magnesio y hierro-; para una mayor nutrición y un mejor acabado se puede mezclar el mijo blanco con el amarillo, rojo o negro.

      Fuente: Reforma. Buena Mesa

      Imagen: flickr


      Categorías

      Sin categoría

      Escribe un comentario