El yoga y tu vida

El yoga y tu vida

Si ya practicas yoga, extiende los beneficios de esta disciplina al resto de tu vida; si aún no has entrado a este interesante mundo de respiración, posturas extrañas y meditación, considera hacerlo para incluir todos sus aportes a tu rutina diaria.

El yoga permite adquirir una conciencia total de nuestro cuerpo con lo que aprendemos a escucharlo y descifrar las verdaderas necesidades que éste tiene, desde el tipo de alimentación que nos beneficia, hasta la cantidad de horas que necesitamos para funcionar bien durante el día.

Sin embargo el yoga no sólo se refiere a la unión de cuerpo, mente y espíritu; la aceptación de uno mismo, de las circunstancias e incluso de los demás es otro beneficio que se puede extender de esta práctica al resto de nuestras actividades, pues cuando nos conectamos con el momento presente, dejamos de luchar en nuestra mente con los recuerdos que poco aportan a nuestro instante presente, y con las suposiciones que constantemente hacemos de nuestro futuro -y que pocas veces se cumplen-.

Esto nos vuelve más tolerantes pues al estar presentes a conciencia durante el momento, podemos pensar con mayor calma antes de hablar o de actuar, permitiéndonos la posibilidad de elegir nuestra respuesta, en lugar de reaccionar automáticamente como lo hemos hecho en el pasado.

Algunas técnicas de yoga que facilitan la conexión con el momento presente son: (1) ser capaz de percibir los pensamientos que llegan y se van constantemente de tu mente, y (2) sentir las respuestas de tu cuerpo sin juzgarlas; ambas técnicas te ayudan a conocerte mejor y a mejorar tu potencial.

Así que el yoga, además de aportarte flexibilidad, elasticidad, desarrollo muscular y una mayor conciencia del cuerpo, también nos conecta con el momento presente que es en donde sucede toda nuestra vida, no en el pasado ni en nuestra constante planificación mental de todo.

Imagen: flickr


Escribe un comentario