El uso de la rosa para los cuidados de la piel

Flor rosa

Desde la Antigüedad se utiliza la rosa en perfumería. Hoy en día, la mitad de las fragancias contienen este aroma. Para algunas mujeres, el agua de toilette a base de rosa rima con cosa del pasado. Estamos seguros que quien piensa esto es porque no ha olido todavía la última creación de la casa Chloé, un delicioso elogio a la flor. En este caso, es la magnolia la que se ha utilizado en nota de cabeza, con el fin de modernizar el perfume.

Que nos perfumemos o no, la rosa también se puede utilizar en aromaterapia. Su reputación se basa en sus cualidades calmantes del espíritu. Encontramos frecuentemente el extracto en los aceites de masaje, incluso en su versión pura. ¿Sabíais que el aceite esencial de rosa es uno de los más caros? No es de extrañar, puesto que hacen falta 20 kilos de pétalos de rosa para llenar un frasco de 5 ml.

La rosa sobre la piel

La rosa hace milagros en las pieles estropeadas. De hecho, en invierno es cuando más se utiliza. Tras los excesos de las fiestas de navidad, que acaban por aparecer sobre el rostro, el extracto purifica la piel. Un verdadero golpe de energía que vivifica y afina el grano de la piel.

Con el fin de poder afrontar el frío y el viento, los cuidados a base de rosa proporcionan una película protectora a la epidermis y refuerza sus defensas inmunitarias, además de suavizarla. El ingrediente también se utiliza para cicatrizar la piel… gracias a sus poderes regeneradores. Estos últimos hacen también de la rosa un ingrediente de elección para combatir los signos de la edad.


Categorías

Salud

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario