El te de los emperadores contra la obesidad

image Conocido como el te de los emperadores el “té blanco" que disfrutan los chinos desde los tiempos de la dinastía Ming, podría desempeñar un papel crucial en la lucha contra la obesidad librada en Occidente, según una nueva investigación ha demostrado.

El té blanco, que no es especialmente popular en la China moderna, debe su nombre a la blanca piel suave que cubre el capullo sin abrir de los brotes jovenes y por lo general es tres veces más caro que tradicional té negro o verde.

En el delicado proceso de fabricación los brotes son sólo ligeramente cocidos al vapor, en lugar de ser laminados y fermentados, ayudando a retener más sus propiedades curativas, por ello sus beneficios son superiores para la salud en general.

Las sustancias químicas contenidas en el té blanco son más concentradas al obtenerse de los brotes tiernos de la planta del té, por ello son capaces de romper las células de grasa y prevenir la formación de la nuevas.

El té blanco además se ha relacionado con beneficios saludables tales como; la formación de huesos más fuertes, disminuir la presión arterial y reducir el riesgo de algunos cánceres.


Escribe un comentario