El smog de la ciudad, enfermedades pulmonares y muerte prematura

image La exposición al smog de la ciudad puede llevar a una muerte prematura, ya que la contaminación urbana y la enfermedad pulmonar, se ha relacionado íntimamente según los últimos estudios ambientales y sanitarios.

Los científicos realizaron un seguimiento de casi 450.000 personas durante 18 años, encontrando una relación significativa hacia la propensión de muerte por enfermedad pulmonar, cuando vivían en áreas altamente contaminadas por ozono a nivel del suelo.

Los que están en los lugares con mayor concentración, tienen entre un 25% o 30% mayor riesgo a morir, que aquellos expuestos a los niveles más bajos.

El ozono es un componente preponderante en la composición del smog generado por las ciudades, representando un gas compuesto de tres átomos de oxígeno, que a su vez en la alta atmósfera se encarga de proteger a la tierra de los dañinos rayos ultravioleta del sol.

Pero sobre el terreno, donde se forma a partir de una compleja reacción entre la luz solar y óxidos de nitrógeno producidos por el derramamiento de los escapes de vehículos y chimeneas de las fábricas, el ozono pasa a irritar los pulmones y provocar una respiración sibilante, lo cual el en tiempo conlleva a enfermedades crónicas y estas a la muerte prematura, según los estudios ambientales actuales.

A nivel mundial, unos 7,7 millones de personas mueren por causa respiratoria, demostrando en el mundo el impacto de la contaminación por ozono.


Escribe un comentario