El régimen hipocalórico

Regimen

La delgadez puede ser considerada por nosotros como una situación gratificante, sin embargo las personas que tienen sobrepeso pueden sentirse deprimidas. Sentirse diferente no siempre es fuente de bienestar, pero el régimen es una solución.

Existen dos tipos de delgadez

  • Delgadez estética: No sólo hay signos clínicos o desarreglos metabólicos. Se trata generalmente de una cuestión genética.
  • Delgadez asténica: Se caracteriza por desarreglos clínicos con estreñimiento, cansancio, intolerancia al frío, etcétera.

La finalidad de este régimen

Facilitar la restauración de la masa celular intestinal, la corrección de la anemia, en caso de fracaso.

Hipoalbuminemia.

Recuperación física.

Régimen hipocalórico para engordar

Será necesario añadir calorías cada semana con todas las calorías de una sola vez. Es decir comenzar por las calorías que se utilizan con frecuencia, por ejemplo mil doscientas calorías, y aumentar progresivamente, alcanzando por ejemplo las 2000 calorías al día.

Las proteínas: Entre un 15 a un 20 por ciento del valor calórico total. Deben ser de alto valor biológico. Deben ser de gran calidad. Tener siempre en cuenta que la mejor proteína se encuentra en la clara del huevo.

Glúcidos: Aumentar progresivamente entre un 50 y un 55 por ciento las calorías diarias para evitar el agotamiento y la hiperglicemia posible del hígado.

Grasas: Vienen a completar la fórmula, alrededor de un 30 por ciento del total de las calorías diarias. Se trata preferentemente de grasas de origen vegetal.

Los regímenes hipocalóricos deben ser completos, y diversos. Incorporando los cinco grupos de alimentos como productos lácteos, carne, huevos, judías, legumbres, verduras, frutas, semillas.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario