El régimen de la manzana hace furor en Estados Unidos

Manzana

En su base, la idea de adelgazar es sencilla, comer una manzana antes de cada comida. Rica en agua y en fibras, la manzana llena el estómago y quita el hambre. Resultado, se come menos de forma natural y consecuentemente se adelgaza.

Ciertamente, la manzana corta el apetito. La mitad de la comida se ingiere durante el primer cuarto de hora, por eso conviene empezar con alimentos que  quiten el hambre sin aportar muchas calorías. La manzana sólo tiene 50 calorías. No sólo se come menos  durante el día, sino que el aporte de fibra elimina la sensación de hambre. 

Además, la manzana es un buen desintoxicante. Su alto contenido en fibras solubles e insolubles permite limpiar el sistema digestivo. Para beneficiarse de estos valores, no es necesario pelar la manzana. Porque es en la piel donde está la mayor parte de su tesoro: pectina, vitaminas, minerales.

Pero en el régimen de la manzana no es ésta la que realmente ayuda a adelgazar. El régimen de la manzana se declina en tres versiones, 1200, 1500, o 1800 calorías al día. La jornada tipo establece lo siguiente, una manzana por la mañana. Un té, una tortilla de queso, y 30 gramos de cereales.

Al mediodía, se consume una manzana, pechuga de pollo, brócoli al vapor, y arroz integral. Por la noche, una manzana y una ensalada de salmón a la plancha. Forzosamente, con estos alimentos se termina adelgazando. La versión de las 1200 calorías es demasiado drástica.

La versión de las 1500 calorías no se debe prolongar. La versión de las 1800 calorías poco debe prolongarse durante un largo periodo. Además, el régimen de la manzana termina por cansar. Como todo régimen hipocalórico y repetitivo, conlleva ciertas frustraciones y compensaciones alimenticias que pueden terminar por arruinar los esfuerzos.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario