El perejil, un remedio casero ideal para la piel

Perejil

La potencia del perejil sobre la piel es conocida por muchas personas, y este ingrediente contiene vitaminas, minerales y aceites esenciales que permiten renovar la dermis de sus capas más profundas, y mantener una piel más bonita.

Principalmente, ofrece más luminosidad a la piel, elimina los puntos negros, y ayuda a reducir las manchas oscuras sobre la piel. En cuanto a este último punto conviene detenerse, puesto que sus propiedades regeneradoras son eficaces, además de contener vitamina C que es excelente para la regulación de la producción de melanina y para ofrecer una tez mucho más bonita y uniforme.

El primer tratamiento que ofrecemos es muy simple de preparar y tan solo es necesario perejil para restaurar la carnación natural en la zona deseada. Se necesitan 5 ramas de perejil fresco, se lavan bien para retirarle todos los residuos. Después, se colocan en un recipiente y se machacan con ayuda de un mortero añadiendo un poco de agua.

Una vez obtenida una especie de pasta, se extiende sobre la piel y se deja reposar durante 10 ó 15 minutos. Después se lava la zona con agua caliente y el remedio ya está listo.

Otro remedio igualmente interesante para el cuidado de la piel es el limón, un cítrico con una fuerte concentración en vitamina C que tiene la capacidad de inhibir la producción de melanina y dar la piel un tono más claro. Además es un potente antioxidante natural que protege la juventud de la dermis.

Para este tratamiento hay que exprimir el jugo de un limón y mezclarlo con 2 cucharadas soperas de perejil troceado. Así se obtiene una especie de mascarilla que se aplica sobre las manchas de la piel con ayuda de un tampón de algodón.

Lo ideal es aplicar este tratamiento por la noche y enjuagar la zona al despertarse por la mañana. Este remedio natural es igualmente perfecto para atenuar las marcas y cicatrices provocadas por el acné.

Si a la mezcla se añaden otros ingredientes como aceite de oliva, o pepino, se obtienen mejores resultados. Sobre todo se puede dar la piel un tacto mucho más suave. Se debe preparar una mascarilla mezclando 5 ramas de perejil troceado, 5 gotas del zumo de limón, media cucharada sopera de aceite de oliva, y dos rodajas de pepino.

Se machacan todos los ingredientes hasta formar una pasta, y se aplica sobre la piel dejando reposar la mezcla durante 10 minutos. Conviene repetir el tratamiento todas las noches para ver unos resultados optimizados.


Escribe un comentario