El jugo de tomate y la osteoporosis

Jugo de tomates

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Toronto, en Canadá, el jugo de tomate puede ser un excelente auxiliar para la salud de los huesos, pues, de 60 mujeres posmenopáusicas que participaron en el estudio, aquellas que tomaron 2 vasos de jugo de tomate al día, presentaron un menor deterioro de las células óseas después de 4 meses.

Sin embargo, para que esto resulte efectivo, el jugo de tomate debe presentar al menos 30 mg de licopeno, pues esta sustancia es un poderoso antioxidante que definitivamente resulta útil al prevenir enfermedades relacionadas con la vejez, como es la osteoporosis (el deterioro de minerales esenciales en los huesos).

En general el licopeno protege a las células de la oxidación resultante del metabolismo –y que puede intensificarse debido al estrés del ritmo de vida actual-. Al neutralizar los radicales libres, los antioxidantes también ayudan a prevenir y combatir enfermedades como el cáncer (incluso favorece la regresión de este tipo de células), el envejecimiento y en general padecimientos cardiovasculares.

En particular se sabe que la probabilidad de desarrollar cáncer de próstata puede ser reducida al ingerir esta sustancia, pero es necesario ingerir al menos 10 raciones de alimentos que la contengan, durante la semana.

Se ha visto que el licopeno es más efectivo para neutralizar los radicales libres que otros antioxidantes como la Vitamina E o el Beta-caroteno. Además del jugo de tomate, esta sustancia se puede obtener de tomates maduros, los cuales también contienen cantidades importantes de dicho antioxidante – y que también presentan vitaminas importantes como la vitamina A-.

Otros alimentos ricos en licopeno son frutos rojos como la sandía, las cerezas, las fresas y las frambuesas; y verduras rojizas como los pimientos rojos y los rábanos.


Escribe un comentario