El invierno, un tiempo ideal para consumir frutas

 Fruta y verdura

Las frutas aportan sales minerales y vitamina C, indispensables para combatir los problemas ocasionados por el frío, y ofrecer energía. Para el desayuno, se deben pelar unas clementinas, abrirlas en gajos y ponerlas en un bol. Esto debe prepararse la víspera por la noche: de esta forma todo el mundo las comerá más fácilmente, bien solas o mezcladas con queso blanco o un yogur.

En la comida, no hay problema: hay frutas o macedonias de frutas en todos los restaurantes de empresa e incluso en los fast-foods. Incluso si están en conserva, más vale eso que nada. También se puede comer una mandarina a media tarde.

En la cena, se pueden incluir de vez en cuando frutas exóticas: todas son ricas en vitamina C y en antioxidantes, y eso hace que dejemos alguna vez de lado las manzanas y las peras. Se puede preparar una macedonia a base de mango o papaya.

Las verduras de invierno se prestan más a una sopa que las del verano: no hay excusas para no preparar una buena receta con estas verduras de temporada. Si tenéis poco tiempo, podéis evitar tener que pelarlas, comprándolas congeladas, puesto que vienen listas para cocinar, limpias y peladas.

En el peor de los casos siempre se puede comprar una sopa en brick, puesto que basta con calentarla en el microondas. Pero en todo caso, conviene siempre decantarse por las naturales, y preferentemente bio.


Escribe un comentario