El eucalipto, un antiséptico para las vías respiratorias

 Eucalipto

El eucalipto se utiliza para tratar las afecciones del aparato respiratorio: aumenta las secreciones actuando directamente sobre las células bronquiales y destruyendo el mucus. Resultado, ejerce una acción antitusiva, la cual se ve reforzada por una acción antiséptica, en la medida en que el eucalipto inhibe el desarrollo de bacterias y de hongos.

Las hojas de eucalipto son antitusivas, expectorantes, y antisépticas, y permiten su curación: bronquitis, dolor de garganta, tos, catarro, nariz taponada… En caso de afecciones de bronquios, de dolor de garganta y de tos, el eucalipto puede usarse en forma de polvo, o de jarabe. Pero igualmente, en fricción sobre el pecho en forma de bálsamo o de pomada, o incluso de aceite esencial.

En caso de nariz taponada, las inhalaciones de eucalipto son muy eficaces (infusiones de hojas o aceite esencial), así como las soluciones para pulverizaciones nasales. Las hojas de eucalipto también se emplean como infusión.

Como antiséptico, el eucalipto es útil contra las infecciones de las vías urinarias (inflamaciones de la vejiga, etc.). También mejora las inflamaciones de la mucosa gástrica y de la mucosa intestinal.

Más información – Consejos caseros para el resfriado común


Escribe un comentario