El cuidado de los dientes

 Limpieza bucal

A partir de los cincuenta años, la salud de nuestra boca se hace difícil de mantener. Para las mujeres, la menopausia suele conllevar un debilitamiento de los tejidos de la encía, que ya de por sí, el tiempo ha ido minando.

Tanto en los hombres como en las mujeres, con la edad, la secreción de saliva disminuye. Y bien sabemos que la saliva juega un papel fundamental en la salud bucodental, puesto que ayuda a eliminar los restos de alimentos, y a luchar contra la caries.

La boca y los dientes, a partir de los cincuenta, necesitan un cuidado especial, y mayor atención que la que les hemos prestado en los años anteriores.

Es cierto que a medida que envejecemos, los dientes tienen más riesgo de sufrir algún tipo de enfermedad o deterioro irreparable. Y bien es verdad también que una boca en mal estado conlleva una merma real de nuestra calidad de vida: dolor, malestar, mal aliento, y a veces dificultad para alimentarse.

Muchos estudios han demostrado que los problemas de los dientes jugaban un papel esencial en las afecciones cardíacas y en la diabetes, entre otras muchas. Por otra parte, con la edad, y el debilitamiento de los tejidos, el riesgo de sufrir una periodontitis aumenta significativamente.

Más información – El cuidado de los dientes y la alimentación


Escribe un comentario