El Agua y la perdida de peso

Sin título

Si su programa de dieta es un desastre porque le hace difícil controlar el apetito, una opción es tratar de aumentar el consumo de agua, ya que según un estudio el consumo de ocho vasos de agua al día puede ayudar a reducir el peso.

Según el Times of India, el agua ayuda a erosionar las grasas en el cuerpo de forma natural, lo cual surge de una investigación que reveló una relación entre el consumo de agua y el aumento de grasa corporal, ya que cuando se toma poca agua el nivel de grasas se incrementa. En cambio, beber mucha agua puede reducir los niveles de grasa en el cuerpo.

Todo ello está relacionado con la suficiencia de agua para los riñones, porque a un menor consumo de agua los riñones no funcionan correctamente y como resultado parte del contenido en el riñón migra hacia el hígado, órgano responsable del procesamiento de las reservas de grasa, que se traducirán en energía para el cuerpo.

Sin embargo, cuando el hígado no recibe agua suficiente sus funciones no se llevan a cabo correctamente, lo cual sin duda ayuda a crear una alteración del metabolismo de grasa y por lo tanto la grasa se ​​acumula conduciendo a un aumento de peso.

Mara Vitolins, nutricionista de la Universidad de Wake Forest Baptist Medical Center, también está de acuerdo con los estudios que determinan la función del agua como un calmante natural del apetito. A veces es difícil distinguir entre la sed y el hambre, por lo cual se recomienda primero beber y esperar 20-30 minutos, para evaluar si es hambre lo que cuerpo nos transmite.


Escribe un comentario