Dulces, niños y depresion

image Aunque la mayoría de los niños gustan de los dulces, aquellos que tienen mayor tendencia hacia ellos pueden deprimirse o tener mayor riesgo a problemas de alcohol en el futuro, dicen los investigadores.

Ciertos niños son especialmente seducidos por el gusto hacia lo muy dulce y como resultado del estudio realizado, éstos tenían un familiar cercano con un problema de alcohol o ellos mismos tenían síntomas de depresión.

Pero no está claro si la preferencia por lo muy dulce se genera por un cuestión química de sus organismos o por educación, pero tanto el sabor dulce, como el alcohol provocan en el cerebro una sensación de recompensa que estimularía su consumo.

El autor principal del estudio dijo: "Sabemos que el sabor dulce es gratificante para todos los niños y les hace sentir bien, así como ciertos grupos de niños pueden tener una atracción especial por la dulzura intensa debido a su biología subyacente".

Los expertos dicen que los alcohólicos tienden a tener gustos hacia lo dulce.


Escribe un comentario