Duchas frías para los más valientes

grifo de agua

¿Quién se atreve a ducharse con agua bien fresquita? Quizá no son muchos los valientes pero sólo son aquellos los que lo hacen los que pueden beneficiarse de todas las buenas cosas que aporta el agua fría al organismo.

La ducha de agua fría es muy beneficiosa para muchas cosas, en concreto, si padecemos depresión es ideal para activar la producción de noradrenalina, ideal para sentirse mejor.

El cambio brusco de temperatura no nos hace la mínima gracia, acostumbrados a ducharnos con agua tibia o caliente es duro cambiar meditadamente a agua fría. Sin embargo, es importante conocer cuáles son los beneficios que nos aporta el hacerlo ya que así, quizá, puedas acceder a probarlo en tu próxima ducha.

Si se hace de manera gradual el cuerpo se va acostumbrando y con el tiempo el cuerpo lo agradecerá.

Beneficios de las duchas frías

Mejora la circulación

La circulación se mejora considerablemente ya que la sangre circula a mayor velocidad, los órganos y los tejidos disfrutan de esa dosis extra.

Piel saludable y fresca

Las duchas de agua caliente ayuda a eliminar bien las toxinas y la suciedad, además, con el agua caliente se lava y se remueve bien la grasa, sin embargo, uno de sus inconvenientes es que la piel acaba por resecarse. El agua fría ayudará a cuidarla y mantenerla firme y elástica.

Más energía

Con el agua fría podemos experimentar un aumento de energía, esto se debe a que nuestro cuerpo se activa para quemar más calorías, el contacto con el agua puede hacernos temblar y sufrir un poco, sin embargo, una vez que salimos de ella nos sentimos rejuvenecidos y muy a gusto.

Mantendrá un sistema inmunológico fuerte

La temperatura del agua hace que se estimule el metabolismo lo que termina por estimular el sistema inmunológico. Es fácil mantenerse fuerte para poder combatir los virus y las bacterias del aire.

Fertilidad para el hombre

Sabemos que el esperma del hombre no debe estar en contacto con las altas temperaturas ya que esto le afecta directamente a su fertilidad. Por ello, en el caso de los hombres deben evitar exponerse a baños o duchas muy calientes.

No desperdicies la oportunidad de probar la sensación de tener una ducha fría, te producirá bienestar, combatirás la depresión o los malos sentimientos que te puedan estar rodeando. Paulatinamente vez cambiando la temperatura e intenta pensar en lo bueno que tiene y no en el pequeño sufrimiento

 

 

 

 


Categorías

Consejos, Salud

Paü Heidemeyer

Comunicadora audiovisual que quiere continuar su carrera dentro de diferentes ámbitos. No todo es vídeo. Busco en la redacción mostrar a la gente... Ver perfil ›

Escribe un comentario