Dos consejos saludables; para evitar el exceso de grasa abdominal

53

La grasa localizada en el bajo vientre, también conocida como cinturón abdominal, suele ser la más difícil de controlar tanto para los hombres, como para las mujeres, en lo que respecta a su reducción de tamaño o diámetro y la edad suele ser uno de los factores que complican la situación.

La edad es uno de los factores que inciden en este problema tanto estético, como de salud que representa un exceso de grasa en el área abdominal y esto sucede particularmente por los cambios hormonales y la disminución de la masa muscular.

La Clínica Mayo hace referencia a este problema planteando que no hay una sola manera específica para reducir o evitar la grasa del vientre, pero si una dieta saludable combinada con actividad física regular ayudará, para estimular a una pérdida de peso general, la cual va a incluir la zona abdominal. Aquí les brindamos dos consejos saludables para evitar éste exceso a nivel abdominal y general:

Azúcar

Es muy importante comprender el rol negativo que juega para la salud general y el exceso de peso el consumo de alimentos procesados o refinados ​​con alto contenido de azúcar, ya que este tipo de alimentos son despojados literalmente de sus nutrientes naturales o saludables durante el proceso de refinación, incorporándoles además azúcares y grasas, para que se conserven por más tiempo y sean más agradables al paladar, pero son muy perjudiciales a la salud general.

Los alimentos ricos en azúcar estimulan la producción de insulina, alterando los niveles de azúcar en la sangre, e induciendo a los antojos de hambre por más alimentos azucarados, lo cual se traduce en una acumulación de grasas en el cuerpo por la ingesta de calorías extra, que el cuerpo no alcanza a procesar y depositan transformándose en el tiempo en grasas fijas.

Grasas insalubres

Los alimentos con alto contenido graso, son muy ricos en calorías, pero además el tipo de grasa los puede transformar en verdaderos contaminantes para la salud general, como es el caso de las grasa saturadas por lo general de origen animal y la grasas químicas o grasas trans, muy utilizadas en la industria alimentaria a pesar de haberse comprobado su nocividad.

Este tipo de alimentos por ser tan calóricos y sabrosos (comidas rápidas), se consumen más y sus elevadas calorías superan muy rápido las necesidades diarias de calorías totales, por lo cual contribuyan al aumento de peso, depositándose en mayor medida en las zonas especificas, como la del cinturón abdominal.

Este tipo de grasas son responsables del aumento del colesterol y los triglicéridos en sangre, que puede motivar enfermedades circulatorias, hipertensión, enfermedades cardiacas y accidentes cerebro-vasculares entre otras.

Imagen: MF


Escribe un comentario