Dormir bien para vivir mejor, la calidad del sueño

Dormir bien

La reducción del tiempo de sueño es un comportamiento difundido por numerosas razones en nuestras sociedades. Por término medio, dormimos 1h 30 menos que hace cincuenta años. Esta actividad biológica que ocupa el tercio de nuestro tiempo es sin embargo esencial: sacamos de ahí nuestra energía y nos permite una buena salud y una buena vigilancia.

Ciertos estudios hablan de la influencia de un sueño de calidad sobre el riesgo cardiovascular. Una duración insuficiente de sueño ha sido asociada con una incidencia aumentada de exceso ponderal y de obesidad, de hipertensión, de diabetes y de elevación de los triglicéridos.

Sabemos ahora que la falta repetida por sueño puede tener consecuencias nefastas: aumento de peso, diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, desarreglos gastrointestinales, infecciones virales, depresión, dolor de cabeza, falta de motivación, dificultades de aprendizaje, fracaso escolar, preocupaciones profesionales, sin olvidar la somnolencia al volante, primera razón de accidentes en carretera.

Estimamos que entre las 7 y 8 horas es un sueño normal. La calidad del sueño es también importante, la ansiedad que causa el insomnio agudo puede volverse crónico.

El cansancio del día siguiente y el estrés que provoca la angustia de no estar a la altura de las tareas son a menudo compensados por un consumo excesivo de excitantes (café, alcohol, cigarrillos) nefastos para la salud cardiovascular.


Categorías

Salud

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario