Dieta y búsqueda de perfección: una mala combinación

Dietas y perfección

El hacer dieta puede traer consigo una gran carga emocional pues sentimientos como la culpa, la vergüenza y la frustración entran en juego cuando no todo sale perfecto. Este enfoque, no obstante, sólo representa un obstáculo para alcanzar los objetivos deseados pues el estrés autoimpuesto genera más problemas que soluciones.

Un acercamiento más flexible puede brindar una energía más positiva al proceso: hacer elecciones inteligentes al comprar comida y cocinar, comer de vez en cuando tu comida favorita y levantarte de una caída sin complicaciones. Otros consejos son:

1) Divide tu meta final en pequeños pasos.- Si te concentras en la pérdida de todos tus kilos extra al mismo tiempo, puede resultar abrumador. Fracciona tu meta en objetivos mensuales y concéntrate sólo en eso (por ejemplo, si deseas bajar 12 kilos en 6 meses, esfuérzate en reducir sólo 2 kilos cada mes).

2) Concéntrate en los progresos.- Mantente positivo, observa quién eras antes de iniciar tu dieta y quién eres hoy, ¿hay algo que hagas ahora y que antes no? Felicítate por ello.

3) Cambia tu manera de ver los fracasos.- Si te comiste ese pastel o no hiciste dieta un día, no lo veas como un fracaso, sino como una retroalimentación para tu éxito; ahora has aprendido algo nuevo y es más fácil que lo evites en el futuro.

4) Encuentra tu balance.- Comer tu comida favorita y darte ese antojo tan anhelado es parte del proceso; aprende a conocerte y a saber qué vale la pena comer y qué es mejor dejar de lado.

5) Recuerda tu incentivo principal.- Ir a la playa en verano, ponerte ese vestido especial o el sentimiento de confianza que generará en ti tu éxito son algunos ejemplos; pega fotografías de ti delgado en el refrigerador o visualízate en tu peso ideal para continuar motivándote.

Fuente: Weight Watchers semanal

Imagen: flickr


Escribe un comentario