Dieta Mediterránea: características y alimentos

alimentos de la dieta mediterranea

Las características generales que conforman la dieta mediterránea son:

  • Consumo abundante y diario de alimentos de origen vegetal.
  • Fruta como postre todos los días.
  • Lácteos descremados, especialmente yogures y quesos.
  • Pescados y carnes blancas como fuente de proteínas animales.
  • Limitada ingesta de carnes rojas y dulces.
  • Aceite de oliva extra virgen como grasa principal.
  • Consumo de vino en forma moderada junto con las comidas.

Los alimentos que componen la dieta mediterránea son:

Lácteos descremados:
En especial los fermentados, como la leche cultivada y los yogures.

  • Son fuente de calcio
  • Mejoran el funcionamiento de la flora intestinal
  • Tienen acción probiótica y de aumento de las defensas

Consumirlos en el desayuno y la merienda, o como parte del postre. Se recomiendan 2 a 3 tazas diarias.

Quesos:
Se prefieren los blandos descremados, en especial el queso de cabra, más liviano y fácil de digerir. Los quesos blancos, de untar, magros, aunque sean de leche de vaca, son una buena opción también. Pueden utilizarse en las comidas y a toda hora del día; también en postres.

Pescados:
Es la carne de preferencia en la alimentación mediterránea.

  • Pescados de tipo grasos (ricos en Omega 3)
  • Mariscos

Se consumen a diario, o al menos 3 veces por semana.

  • Magros: brótola, merluza, corvina, pescadilla
  • Ricos en Omega 3: palometa, atún, sardinas y varios pescados de río
  • Enlatados: son una buena opción, excepto si se tiene contraindicada la sal

Otras carnes blancas:

  • Pollo y otras aves de corral (prefiriéndose los pollos de campo y las gallinas)
  • Carne de conejo

Consumirlas algunas veces en la semana, siempre que sean de campo y se les retire la grasa visible.

Carnes de cerdo, jamones y carne vacuna:

  • Carne fresca de cerdo
  • Jamón ibérico
  • Carne roja, con poca grasa (unos 500 gramos por semana)

La clave está en la calidad de sus grasas determinada por la alimentación de los animales. Las carnes curadas y embutidos son de uso opcional y moderado en la población sana. Seleccionar cortes magros, no consumirlos más de 3 veces por semana, en una de las comidas.

Continuaremos mañana con más alimentos que forman parte de la dieta mediterránea.

Fuente | Nutriguía para todos


Escribe un comentario