Dieta del agua azucarada

azucar

La dieta de agua con azúcar es conocida también conocida como dieta Shangri-La, creada por Seth Roberts, profesor asociado de psicología en California, que consiste en consumir pequeñas cantidades de agua con fructosa y aceite de oliva durante el día para reducir el hambre.

A partir de la reducción del hambre se reducen las porciones de comida y así se logra simplemente la pérdida de peso. Los críticos señalan consecuencias negativas para la salud, por su fuerte enfoque sobre el aspecto de la pérdida de peso, en lugar de representar una dieta nutritiva y equilibrada.

Su creador afirma haber descubierto después de una década de experimentación propia, la forma de reducir los niveles de hambre mediante la manipulación de la percepción del cerebro respecto del peso corporal ideal. El enfoque no se basa sobre un asesoramiento sobre un programa de dieta, sino en una estrategia para reducir su apetito, que apunta simplemente a comer menos.

Se recomienda consumir agua de azúcar con fructosa granulada y aceite de oliva extra virgen a intervalos específicos durante todo el día, que se supone debe dar a su cerebro la ilusión de saciedad o por lo menos de menos hambre, según el libro "Nutrición Contemporánea".

La cantidad de agua con fructuosa y aceite de oliva consumidas en un día no superaría las 400 calorías. La dieta se basa en la teoría de un punto de ajuste sobre el cual el cerebro se esfuerza por mantener, para conservar un peso corporal específico, teoría donde se establece que cuando su peso está por debajo del punto de consigna, entonces aumenta su apetito, por el contrario cuando su peso está por encima del punto de ajuste, su apetito disminuye.

Los alimentos que son suaves y relativamente lentos de digerir, como el aceite de oliva extra virgen o el agua de fructosa, se cree que bajan el punto de ajuste en el cerebro y conducen a la disminución del apetito y por consiguiente a la pérdida de peso. Esta teoría no es universalmente aceptada por nutricionistas, pero hay algunas pruebas que apoyan su afirmación sobre la base de estudios en animales que se encuentran en la ingestión de agua azucarada antes de las comidas, con efectos que reducen la conducta alimentaria de acuerdo con el libro "Nutrición avanzada y el metabolismo humano".

Imagen: MF


Escribe un comentario