Dieta de las fresas

La dieta de la fresa es una dieta depurativa utilizada para desintoxicar el organismo y para adelgazar, utilizada generealmente en primavera.

Entre las propiedades de esta dieta se encuentran el control del colesterol y reducción de la hipertensión así como el tratamiento de la arteriosclerosis.

Muy indicada en tratamientos de obesidad y retención de líquidos y muy adecuada para personas con piedras en la vesícula y en el riñón.

Las fresas constituyen un excelente antioxidante y ayudan a eliminar toxinas, funcionando como un gran anticancerígeno, ya que depuran el intestino, además de hidratar excelentemente el organismo.

La dieta puede ser realizada por cualquier persona sana. Personas alérgicas a las fresas o al ácido salicílico o con enfermedades intestinales como la colitis ulcerosa, no deben de realizar la dieta.

Aunque las fresas están indicadas para personas que tengan piedras, no son indicadas para aquellas que estén  formadas a base de oxalato de calcio.

Se puede realizar una dieta exclusiva de fresas, no más allá de tres días, ya que supondría problemas de malnutrición.

Otra manera de realizarla es combinada con alimentos naturales, durante una semana.

Se puede combinar con otras frutas, las cuales constituirán la fuente principal de alimentos, pero como la primera no debe de realizarse más de tres días.


Escribe un comentario