Dieta de adelgazamiento: Guía para sobrevivir a la Navidad

Mesa de Nochebuena

Son muchas las personas que han estado llevando a cabo una dieta de adelgazamiento desde que comenzó el año y ahora con la llegada de las comidas y cenas navideñas ven seriamente amenazados sus progresos debido a la gran cantidad de calorías que contienen la mayoría de platos y productos típicos de estas fechas.

Sobrevivir a la Navidad desde el punto de vista de la silueta puede ser una tarea enormemente complicada si se pierden completamente de vista los buenos hábitos alimentarios que hemos adoptado durante todo el año.

Sin embargo, y que quede claro, este hecho no significa que las personas que estén llevando a cabo una dieta de adelgazamiento o de mantenimiento no puedan disfrutar de las delicias gastronómicas que se pondrán sobre la mesa estas semanas.

Si se hace con moderación y cabeza, no hay ningún motivo por el que las personas preocupadas por la línea no puedan disfrutar de productos como el turrón, los mazapanes, las bebidas alcohólicas y demás comidas típicas.

Además de la moderación, para no engordar en Navidad es necesario tener en cuenta otra serie de reglas bastante sencillas, las cuales detallamos a continuación y esperamos que os sean de ayuda a los que estáis en medio de una dieta de adelgazamiento o de mantenimiento:

  1. Date caprichos, pero intenta limitarlos a los días señalados (cena de Nochebuena, cena de Fin de Año…).
  2. Decántate siempre por la opción más saludable cuando sea posible: Si tienes la oportunidad de elegir entre dos platos distintos, ve a por el que tenga menos calorías.
  3. Come despacio y bebiendo bastante agua para aumentar la sensación de saciedad. Recordemos que en las comidas navideñas se tiende a comer demasiado rápido y no damos tiempo al estómago de que nos envíe la señal de que ya está lleno.
  4. Intenta no abusar de las salsas, mantequillas y demás extras ricos en grasa.
  5. Estás en vacaciones, así que puedes relajar tu rutina de ejercicio, pero intenta practicar actividad física aunque sólo sea una vez por semana.

Y, sobre todo, ten en cuenta que unos cuantos caprichos en lo referente a la comida durante estas Navidades no va a poder echar por tierra todo el trabajo que has realizado durante el año. Así que relájate y disfruta de las comidas con tu familia y amigos. Te lo has ganado.


Escribe un comentario