Diabetes y obesidad

 Hombre obeso

Algunos estudios muestran que la duración del sueño influye en el mecanismo de regulación de la glucosa y de la insulinorresistencia. Por eso, las personas que duermen menos tienen más riesgos de desarrollar una diabetes o una obesidad.

La resistencia a la insulina es el caldo de cultivo para desarrollar un sobrepeso, una obesidad y una diabetes del tipo 2. Las personas con resistencia a la insulina tienen un riesgo mayor de sufrir un problema cardiovascular. La falta de sueño, de la que cada vez más todos somos víctimas, podría provocar un aumento considerable de padecer una diabetes del tipo 2.

Según algunos estudios, la restricción de sueño (4 horas solamente durante 5 días a la semana) deteriora la tolerancia a la glucosa, signo de una insulinorresistencia y de un riesgo de desarrollar una diabetes del tipo 2.

Con el fin de evaluar con más precisión los efectos de un sueño menor, los investigadores han analizado a 27 personas, de las cuales 13 eran poco dormilonas (menos de 6 horas de sueño por noche) y 14 dormían correctamente (de 7,5 a 8,5 horas por noche).

Durante 8 días, la actividad y el sueño de los voluntarios fue registrada. Al final se les realizó un test de tolerancia a la glucosa con el fin de apreciar el grado de insulinorresistencia.

Los investigadores constataron una débil sensibilidad a la insulina en las personas que dormían menos, inferior al 40% con relación a los que dormían correctamente. Esto se tradujo en una insulinorresistencia y por lo tanto en un riesgo elevado de padecer una diabetes y sobrepeso, es decir una obesidad.

Recordemos que la lucha contra la diabetes pasa necesariamente por la adopción de una buena higiene de vida, cuya alimentación equilibrada y una actividad física regular son necesarias. Los resultados de este estudio muestran que se debe dormir un mínimo de horas suficiente para mantener una salud óptima en todo el organismo.

Más información – Vitamina D, cáncer y diabetes


Escribe un comentario