Diabetes y alimentación

 Vida sana

Para el diabético insulinodependiente (tipo 1), la alimentación recomendada es la misma que para el conjunto de la población. Por lo tanto no se puede hablar de “régimen para diabéticos”: sólo una alimentación equilibrada es compatible con el tratamiento. Pero el paciente debe evaluar la cantidad de glúcidos ingerida y administrarse la dosis de insulina adecuada.

Unas modificaciones del comportamiento alimenticio son siempre necesarias con relación a los hábitos que han conducido al exceso de peso y a la diabetes. Se sabe que el esfuerzo dietético aumenta la sensibilidad de las células adiposas a la acción de la insulina. En consecuencia, la pérdida de peso es el primer tratamiento para el diabético de tipo 2.

Si estáis afectados, un dietista estimará con vosotros las cantidades y la calidad de vuestra alimentación. El dietista os ayudará a corregir vuestros errores y os indicará cómo equilibrar vuestras comidas, modificar los modos de preparación de los alimentos, o como descifrar la etiqueta de un producto industrial.

Un buen conocimiento de las grandes familias de alimentos, la clasificación de los nutrientes y su papel, las necesidades nutricionales, el uso de las verduras y de las frutas para combatir el sobrepeso os permitirán adelgazar de forma razonable y a largo plazo, sin dejar de comer bien y sin prohibiciones demasiado formales.

Más información – Las féculas y el azúcar pueden provocar diabetes


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario