Deporte y alimentación para evitar los resfriados

 Hombre con pañuelo en la nariz

Hoy hablamos de un consejo muy eficaz: deporte y alimentación. Hacer deporte disminuye en proporciones considerables el riesgo de padecer un resfriado, así como el hecho de llevar una buena alimentación. Esta infección es benigna, pero muy frecuente e incómoda en invierno, puesto que millones de personas se ven afectadas en sus actividades familiares, profesionales y sociales.

Nariz que moquea constantemente, o taponada, estornudos, dolor de garganta… todos estos síntomas son típicos de un resfriado, y aunque no son graves, son bastante molestos, y duran varios días. Los refriados son de origen vírico. Los rinovirus representan una familia muy numerosa, con cerca de 200 virus de alta transmisión. El resultado: cada año, los resfriados se transmiten en familia, entre colegas, y amigos, creando millones de víctimas de cualquier edad.

Es más, algunas personas llegan a padecer varios resfriados a lo largo del mismo invierno. Algunas personas pueden tener complicaciones con su resfriado, evolucionando hacia una otitis, una sinusitis, una bronquitis, o incluso una neumonía.

Por esta razón, conviene hacer todo lo posible para evitarlos. Las reglas de higiene están en primer lugar: toser o estornudar cubriéndose la boca y la nariz, lavarse las manos, evitar los abrazos y los apretones de manos con personas refriadas, en familia cada uno debe tener su propio vaso de agua y sus cubiertos, etc. Existe una forma eficaz de disminuir el riesgo de tener un resfriado: hacer algún tipo de deporte.

Además de reforzar el sistema inmunitario, y de mejorar la resistencia ante las infecciones, la actividad física posee otra serie de virtudes inestimables. Practicada con regularidad, la actividad física mejora el estado de ánimo, ayuda a luchar contra los problemas de sueño. También es un buen método para combatir el estrés.

Pero, la actividad física juega un papel muy importante en la prevención de la osteoporosis, del dolor del espalda, de ciertos cánceres, y concretamente del cáncer de mama. Finalmente, la actividad física es indispensable para el buen funcionamiento del corazón y de nuestro sistema respiratorio.

Más información – Deporte de invierno y vida sana


Escribe un comentario