Dejar de fumar sin engordar

Tabaco

Cuando decidimos dejar de fumar, a menudo es difícil controlar el apetito. Para mantener la línea, lo ideal sería seguir un tipo de dieta para postfumadores. Para empezar, hay que limitarse a tomar 3 comidas y 2 colaciones al día. Además, comer a horas regulares reduce la sensación de hambre entre comidas. Hay otra solución radical: alimentos y otros productos disponibles en farmacias para saciar el apetito.

Es cierto que el tabaco consume calorías. Por lo tanto, el riesgo de subir de kilos después de dejar de fumar se ve favorecido por el gasto reducido de calorías. Sin embargo, a fin de mantener la línea, hay varias soluciones. De hecho, todo depende del estilo de vida. Dejando de fumar, los sentidos se desarrollan, sobre todo el gusto y el apetito también aumenta. Como estamos predispuestos a comer más, es esencial quemar calorías con regularidad. Para ello, no hay nada más conveniente que la actividad física.

Además, el fumar es a menudo un antidepresivo o antiestrés. De hecho, muchas personas lo utilizan cuando se ven sometidos a pensamientos negativos, nerviosismo o ansiedad. Por lo tanto, para reducir el deseo de fumar de nuevo después de dejar de fumar, es esencial participar en una actividad que pueda ocupar la mente de manera más positiva. Para ello, se puede pasar a una actividad relajante, como el yoga, pero las opciones son muchas.


Categorías

Nutrición

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario