Deficiencia nutricional y daño cardiaco

56

Nadie puede negar que una dieta bien balanceada es esencial para una buena salud en general, ya que no sólo mantiene el peso en un rango saludable, aporta todos los nutrientes para que el organismo cumpla con todas sus funciones, sino que además previene enfermedades y por el contrario una dieta deficiente las origina.

Cuando se produce una deficiencia nutricional la falta de nutrientes puede provocar daños en muchos órganos incluyendo el corazón, por ello cuando se priva al cuerpo de calorías, se debe recurrir a otras fuentes de energía.

El tejido graso es al que el organismo recurre cuando necesita de energía en primera instancia, por ello se pierde peso con una dieta baja en calorías, sin embargo cuando este no es suficiente comienza a catabolizar el tejido muscular, incluyendo el cardiaco y con el tiempo esto puede causar atrofia del miocardio o pérdida de tejido muscular en el corazón.

Esta situación conlleva a una reducción o contracción del corazón y por ende se produce una reducción de la presión arterial y aumento del riesgo a insuficiencia cardíaca.

Una pérdida de tejido miocárdico se traduce en una súbita disminución en la producción de las hormonas epinefrina, norepinefrina y otras similares, responsables de transmitir los impulsos nerviosos. A medida que declinan las hormonas se puede desarrollar bradicardia o un enlentecimiento del ritmo cardíaco normal.

De hecho cuando se llega a la inanición el ritmo cardíaco puede reducirse a tan solo 35 latidos por minuto, según un estudio publicado en "Canadian Medical Association Journal". La bradicardia aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca, paro cardíaco y muerte súbita.

Fuente: American heart

Imagen: MF


Escribe un comentario