Deficiencia de vitamina D y ejercicio

56

La deficiencia de vitamina D y el exceso de ejercicio, pueden causar los mismos efectos adversos, si bien no están relacionados directamente, ambos comparten funcionalidades similares y como cualquier exceso puede perjudicar la salud.

Su cuerpo utiliza dos tipos de vitamina D, las que obtiene de la alimentación llamada vitamina D 2 y la que produce naturalmente a través de la piel, llamada vitamina D3 por medio de una reacción solar. Entre los alimentos que contienen vitamina D, encontramos las verduras, los productos lácteos y los cereales fortificados.

Por lo tanto cuando no se consumen estos alimentos o no se pasa tiempo al sol, sin usar bloqueador solar, la absorción de la misma es deficiente, así como también las cirugías digestivas o desfasajes metabólicos también pueden incidir en mala absorción, manifestándose entonces una deficiencia y sus consecuencias sobre la salud.

Entre los efectos insalubres de una deficiencia de vitamina D, destaca la imposibilidad de fijar el calcio correctamente, a pesar de consumir a diario todo el que necesitamos, por lo cual se perjudica el desarrollo óseo o se pueden gestar enfermedades relacionadas, como la osteoporosis.

Aunque el ejercicio no puede perjudicar a los niveles de vitamina D, los atletas que usan esteroides pueden desarrollar una deficiencia, por los efectos secundarios de estos químicos.

Las atletas femeninas que hacen ejercicio en exceso y siguen una dieta baja en calorías, también pueden desarrollar trastornos de la alimentación, ausencia de períodos menstruales y pérdida de densidad ósea.

Imagen: MF


Escribe un comentario