Cuidados bucales para combatir el mal aliento

 Mal aliento

La persona que tiene mal aliento rara vez se da cuenta de ello… suele ser el entorno quien lo percibe. En la mayoría de los casos, la halitosis procede de un problema dental. Las bacterias de los alimentos, cuando se degradan en la boca, liberan compuestos sulfurosos que no huelen bien.

La primera solución es recurrir a un cepillado de los dientes de forma sistemática y minuciosa. Los profesionales recomiendan utilizar corrientemente un cepillos de dientes eléctrico, cuidando el cepillado interior y exterior del diente. El uso de un raspador de lengua y el uso de colutorios pueden reducir los compuestos volátiles y prevenir las infecciones de las encías. Finalmente, para mayor confort en los desplazamientos, cuando no se pueden cepillar los dientes, el chicle, los sprays bucales y otras pastillas mentoladas pueden ser un buen sustitutivo.

Para prevenir el mal aliento, lo ideal es acudir a un dentista cada año (sobretodo cuando el mal aliento aparece de forma inesperada). Una caries mal tratada o una infección (los microbios se alojan entre las encías y el hueso del diente), pueden estar en el origen del mal aliento.

En cuanto al mal aliento de la mañana, se puede remediar bebiendo un buen vaso de agua nada más despertarse. Las bacterias se multiplican con la falta de saliva.


Categorías

Enfermedades

Fausto Ramírez

Nacido en Málaga en 1965, Fausto Antonio Ramírez es colaborador asiduo en diferentes medios de comunicación digitales. Escritor de narrativa,... Ver perfil ›

Escribe un comentario