Cuatro trucos para recortar calorías al cocinar

La tarea de recortar calorías comienza en la cocina, ya que, una vez que está el plato en la mesa, ya es demasiado tarde.

Los siguientes son trucos que te ayudarán a cocinar platos con menos grasa y reducir el tamaño de las porciones, para de esta manera, comenzar a perder peso o mantener la línea.

Elige la técnica más saludable

Recuerda que no todas las técnicas de cocinado son iguales. Algunas pueden elevar el número de calorías, mientras que otras las pueden mantener a raya. Cuando tengas que freír algo, utiliza sólo una pequeña cantidad de aceite de oliva. La cocción al vapor, el horneado y el asado son opciones más saludables, tanto para verduras como para carnes, aunque la clave es no añadir grasa, o sólo la mínima, en el proceso.


Los propios postres suelen ser los más saludables

Los postres industriales contienen están ricos, pero contienen grasas saturadas (y en ocasiones grasas trans). La solución no consiste en saltarse esta dulce parte de la comida, sino buscar alternativas saludables, que las hay… y muchas. Una idea tan sencilla como deliciosa son las manzanas al horno con una pizca de canela. Esta receta no sólo no tiene grasa, sino que además aporta vitaminas, minerales y fibra a tu organismo.


Desgrasa tus cremas y purés

Utiliza aceite de oliva en lugar de mantequilla y limita la cantidad de lácteos enteros que utilizas en tus cremas y purés, o reemplázalos por variedades desnatadas, ya que pueden hacer que una saludable crema vegetal aumente rápidamente su número de calorías. También puedes usar leche de coco baja en grasa.


Usa referencias visuales para mantener las porciones bajo control

El tamaño de las porciones es clave a la hora de no tomar más calorías de las que nuestro cuerpo es capaz de quemar. Utiliza platos pequeños en lugar de platos grandes para servir la comida. En lo que se refiere a los snacks, un bol pequeño te ahorrará un montón de calorías. La pasta es algo de lo que casi todo el mundo suele abusar. Evítalo, asegurándote de que tu porción no es más grande que tu puño cerrado. Prestar atención a lo que bebes también te ahorrará muchas calorías. Limita o evita las bebidas carbonatadas, los batidos con leche y el alcohol, ya que son densos en calorías.


Escribe un comentario